La segunda primavera

Quizás habréis observado que desde hace unas dos semanas las plantas empiezan a mostrar “otra cara”: brotes tiernos, ramas que salen disparadas en todas direcciones, inicio de nuevas floraciones…… Y todo ello ¿a qué se debe?

Pues parecido a lo que nos pasa a nosotros. Después de los calores de los meses de julio y agosto, y más este año que no han dado tregua, las plantas detectan que las temperaturas nocturnas no son tan altas, que el día se va acortando… y reaccionan como mejor saben, creciendo. De esta manera demuestran que el periodo de “aguantar como se pueda” en condiciones más extremas, es decir, con el mínimo esfuerzo, se ha acabado. Normalmente este efecto se empieza a observar  a partir del 20 de agosto, cuando solemos tener algunas tormentas que limpian, refrescan el ambiente y colaboran en el proceso.

Pero este año ha sido extremo también en esto. Las lluvias no han aparecido hasta el 1 de septiembre y durante esta primera semana del mes cayeron en Tarragona ciudad 47 litros por m2 (47 mm)* ¡Bendita agua! Cuánto bien ha hecho y qué poco han tardado las plantas en demostrarlo.

Si tenéis oportunidad fijaros en esta segunda primavera tanto en jardines como en el campo. No es tan espectacular como la verdadera pero no por ello menos bonita. Llega en un momento en que tanto el jardín como nosotros necesitamos un cambio y que se corresponde con una atmósfera más limpia y una luminosidad increíble gracias a que ya aparece el Mestral (NW), viento responsable de secar el ambiente y de que nosotros empecemos a respirar!

*Medición del pluviómetro de mi jardín

IMG_4888 IMG_4861