Las 4 dimensiones del jardín

Cualquier espacio a simple vista es tridimensional. Es decir viene definido por su longitud, anchura y altura, pero en realidad existe otra dimensión más que lo define: el tiempo. Este aspecto es importantísimo para cualquier ser vivo y por lo tanto para el jardín.

No os voy a hablar de lo que supone el crecimiento para los seres vivos (entre ellos las personas, los animales y las plantas) pero sí de lo que supone para un jardín.

Siempre digo que “se empieza a hacer” en el momento en que nos vamos de él, es decir que nos vamos las personas que hemos contribuido a su diseño y ejecución. Es a partir de aquí cuando con su crecimiento va a adquirir la forma que el diseñador tiene en mente, siempre con las maravillosas sorpresas que depara la naturaleza y con las mínimas atenciones que requiere.

Y ¿por qué os hablo del tiempo ahora? pues porque la semana pasada, transcurridos 4 años, repetí una foto con la que me siento muy identificada y que por ello escogí para la portada de la web. Sólo quería que la vierais. Está hecha el mismo día, a la misma hora y por suerte la luz era muy similar.

Con ello os quiero hablar de cómo el jardín va adquiriendo su forma y justo lo hago con un ejemplo que seria el menos indicado ya que este jardín en concreto tenía la estructura muy definida desde el primer momento. Aquí el elemento vegetal actúa como relleno y la forma la aportan los diferentes materiales y pavimentos los cuales si acaso con el tiempo se van deteriorando  ¡Pero quería enseñárosla!

Su propietaria me comentó que desde el primer día le ha transmitido la paz y la felicidad que buscaba y que ahora, adquiriendo la madurez, todo se ha multiplicado. He de volver en primavera para poder captar los granados – Punica granatum -en flor y la floración de la Escallonia macrantha. 

IMG_0724

16 Noviembre 2011

IMG_5631

16 Noviembre 2015

Han sacado el tamarindo – Tamarix gallica– del fondo que aportaba el color dorado

Ahora os voy a mostrar 2 ejemplos donde el tiempo sí que ha sido un factor decisivo, como lo es en la mayoría de lo casos. ¡Espero os gusten!

Imagen 069

Mayo 2005

IMG_4640

Abril 2008

IMG_4036 - copia

Julio 2010

IMG_4940

Septiembre 2015

Anuncios

La segunda primavera

Quizás habréis observado que desde hace unas dos semanas las plantas empiezan a mostrar “otra cara”: brotes tiernos, ramas que salen disparadas en todas direcciones, inicio de nuevas floraciones…… Y todo ello ¿a qué se debe?

Pues parecido a lo que nos pasa a nosotros. Después de los calores de los meses de julio y agosto, y más este año que no han dado tregua, las plantas detectan que las temperaturas nocturnas no son tan altas, que el día se va acortando… y reaccionan como mejor saben, creciendo. De esta manera demuestran que el periodo de “aguantar como se pueda” en condiciones más extremas, es decir, con el mínimo esfuerzo, se ha acabado. Normalmente este efecto se empieza a observar  a partir del 20 de agosto, cuando solemos tener algunas tormentas que limpian, refrescan el ambiente y colaboran en el proceso.

Pero este año ha sido extremo también en esto. Las lluvias no han aparecido hasta el 1 de septiembre y durante esta primera semana del mes cayeron en Tarragona ciudad 47 litros por m2 (47 mm)* ¡Bendita agua! Cuánto bien ha hecho y qué poco han tardado las plantas en demostrarlo.

Si tenéis oportunidad fijaros en esta segunda primavera tanto en jardines como en el campo. No es tan espectacular como la verdadera pero no por ello menos bonita. Llega en un momento en que tanto el jardín como nosotros necesitamos un cambio y que se corresponde con una atmósfera más limpia y una luminosidad increíble gracias a que ya aparece el Mestral (NW), viento responsable de secar el ambiente y de que nosotros empecemos a respirar!

*Medición del pluviómetro de mi jardín

IMG_4888 IMG_4861